El error de luchar contra los motores diésel actuales

En los últimos meses hemos vivido un ataque continuo hacia las motorizaciones diésel por todo lo que contaminaba en nuestras ciudades. A todo esto, hay que sumar el incremento del precio del gasóleo en poco tiempo. Todo esto ha llevado a que haya incertidumbre en lo que respecta al gasóleo. ¿Se va o se queda?

 

Todas las medidas que se están llevando a cabo no están justificadas con datos económicos ni ecológicos. Según las cifras que maneja la DGT, cualquier medida restrictiva que se aplique contra los vehículos diésel afectaría a más de un cincuenta por ciento de propietarios del parque móvil español.

Hace unos años la tendencia era comprarse un coche con motor diésel. Sin embargo, desde hace unos años esto ha cambiado y los motores de gasolina son los más solicitados. Durante muchos años el precio del diésel ha sido inferior al de la gasolina, y sumado a su menor consumo y teórica mayor durabilidad consiguió una proporción de ventas del 70 por ciento frente al 30 de la gasolina.

A pesar del cambio de tendencia de compra, debemos recordar que todavía más de la mitad del parque móvil nacional funciona con gasóleo. No debemos olvidarnos de uno de los sectores que mueve España, y este es el sector transportes de mercancías por carretera y reparto en ciudades, mayoritariamente propulsado por gasóleo.

Desaparición improbable

La desaparición del diésel a corto y medio plazo es prácticamente imposible si tenemos en cuenta la cantidad de energías limpias y alternativas que van surgiendo. Ahora mismo la electricidad no es una opción viable para el sector transportes debido a su limitada autonomía; tener que parar como mucho cada 500 kilómetros para recargar durante algunas horas las baterías impedirían que fuera rentable.

Asimismo, los transportistas pueden optar por opciones híbridas de inyección de GLP y diésel, empezar a usar camiones propulsados por GNL (Gas Natural Licuado) cuyo auge es palpable, aunque todavía faltan gasineras para que sea una realidad en no mucho tiempo. Aun así, el proyecto europeo ECO-GATE está en marcha para dar salida a este combustible más económico, ecológico y sostenible que el gasóleo.

No olvidemos la importancia de fabricantes como Bosch que se preocupan por mejorar día a día los sistemas anticontaminación y que han dado con tecnologías que reducen prácticamente todas las partículas contaminantes de los motores diésel. Gracias a estos avances el diésel sigue teniendo una cifra importante de ventas y es que, ya se ha conseguido que los diésel modernos emitan menos partículas contaminantes que muchos modelos de gasolina. Las normativas anticontaminación cada vez son más restrictivas y los fabricantes están cumpliéndolas.

Evolución de la normativa anticontaminación

Si comparamos los diésel actuales con los de normativas anteriores nos encontramos con unos datos bastante impactantes: un diésel moderno gracias a las nuevas tecnologías está emitiendo un 85 % menos de NOx; uno 80 % menos de PM y un 30 % menos de CO2. Esta es la evolución ocurrida a lo largo de los últimos diez años.

Por otro lado, la emisión de gases a la atmósfera procedentes de automóviles es de un 15 por ciento aproximadamente del total de las emisiones. El transporte supone un 40 por ciento de emisiones; aquí es importante recalcar la presencia de buques de transporte, trenes y aviones. Sus emisiones son muy superiores al conjunto de vehículos de uso particular.

Todavía queda por clasificar un 60 por ciento de contaminación que se genera en otros sectores como son la industria, agricultura, hogares, etc.

La contaminación en invierno en Madrid crece de manera importante a partir de las ocho de la tarde. ¿Por qué, si los conductores ya han vuelto de trabajar y la circulación se reduce drásticamente? La gente vuelve a su hogar y enciende las calefacciones.

Todavía quedan más de 800 viviendas que usan calderas de carbón. El carbón es una de las fuentes de energía que más contamina y es de las más ineficientes para climatizar una vivienda.

La OMS nos advierte de que el carbón es a día de hoy responsable de la generación de sulfuro y de partículas sólidas. Es para evitar esto por lo que los motores gasolina y diésel modernos están equipos con modernas tecnologías para reducirlos al máximo. Asimismo, el carbón no solo es peligroso durante el proceso de combustión sino también durante su reparto y distribución.

Si el objetivo es reducir las emisiones a la atmósfera quizás la mejor solución sea renovar el parque móvil. En España circulan 14,5 millones de vehículos con una edad superior a los diez años. De media, los coches de España superan los 12 años.

Las emisiones NOx de un motor diésel de 1992 (correspondiente a normativa Euro1) son cien veces mayores a uno de la normativa Euro6 de los motores actuales. Los fabricantes siguen pidiendo a la Administración ayudas e incentivos para que la gente se anime a cambiar su antiguo coche.

En su momento se crearon planes de ayuda como el Prever o el Pive que ayudaron a renovar el parque móvil introduciendo nuevos coches y deshaciéndose de los más antiguos. El problema es que esas ayudas no han continuado y los ciudadanos sin ayudas no están por la labor de renovar su antiguo coche.

Industria de España

La industria del automóvil en España supone algo más de un 10 por ciento del PIB y es un pilar fundamental de nuestra economía. Si se ponen impedimentos al diésel pondría en serios apuros a la industria de construcción de automóviles. Contamos con cerca de 400.000 empleados repartidos en 17 factorías de toda la geografía española y que equivalen a un 9 por ciento del empleo español.

Nuestras fábricas producen 1,2 millones de automóviles entre turismos y comerciales con motores diésel.

La apuesta real debería hacerse por los combustibles alternativos como gas licuado del petróleo, gas natural comprimido (GNC), gas natural licuado (GNL) que permitan una transición realista a combustibles más ecológicos. Por ejemplo, se podría abordar con la transformación de vehículos a GLP o Gas Natural, mucho más asequibles que la compra de un nuevo vehículo. Además, suelen contar con ayudas y subvenciones y el precio por litro (o kilogramo en caso de GNC) es inferior al diésel y gasolina.

 

En Área365 también apostamos por estos combustibles alternativos que podrás encontrar en nuestras estaciones:

Fuentes:

https://www.larazon.es/economia/la-verdad-del-diesel-una-guerra-sin-base-tecnica-solida-BP19077420

http://www.elmundo.es/motor/2018/07/12/5b46542c46163fa9898b4573.html

https://www.autonocion.com/no-es-el-fin-del-diesel/

https://elpais.com/ccaa/2018/03/03/madrid/1520094593_692076.html

 

 

Publicado en Noticias Etiquetado con: , , ,