El hidrógeno: alternativa real al eléctrico enchufable

Hidrógeno

Últimamente parece que el coche eléctrico enchufable va a ser un futuro inmediato pero todavía hay muchas incógnitas en el aire que, junto con el precio de adquisición del vehículo y la autonomía reducida, todavía no son opción para muchos clientes.  Solo el hecho de tener que prever constantemente cuándo repostar, o los propios tiempos de espera para recargar echan para atrás a los clientes potenciales de este vehículo.

En este caso el hidrógeno parece un mejor método para alimentar el coche eléctrico que cargarlo en el enchufe de casa o a un cargador rápido (al que no todo el mundo tiene acceso). El hidrógeno se puede generar a partir del excedente de fuentes renovables para más tarde almacenarse y utilizarse gracias a la pila de combustible que permite generar electricidad sin contaminar.


La pila de combustible es un dispositivo electroquímico que transforma la energía química de una reacción en energía eléctrica.

 

El proceso de repostaje de hidrógeno es muy similar a repostar gasolina o GLP y GNC. Aun así, la red de estaciones de carga de hidrógeno es escasa aún, con unos 6 puntos de suministro en España todavía.

Rafael Calvera, director general del grupo español Calvera declaró que “las empresas energéticas tienen ya un pie en el hidrógeno como solución a la electrificación”.


“Con el hidrógeno como combustible, la recarga es cuestión de cuatro o cinco minutos, igual que en una gasolinera convencional”

Un vehículo eléctrico que utilice este combustible dispondrá de una autonomía de 650 kilómetros y, lo que es más importante, podrá recargarlos de nuevo en cuestión de escasos minutos como si estuviera en una estación de servicio convencional. No obstante, aún la red es muy verde pero grandes empresas del sector ya están trabajando en nuevos vehículos, lo que animará en un futuro no muy lejano a instaladores, crear puntos de suministro de hidrógeno.

 

Una de las barreras iniciales del vehículo de pila de hidrógeno era el precio, que originalmente partía de 100.000 euros. Ahora, con cada vez más marcas produciendo estos vehículos en serie, se ha llegado a bajar esa cifra hasta los 60.000 euros. Marcas como Mercedes con el GLC F-Cell o Hyundai con el Nexo apuestan por esta gran tecnología.


 

CEEES firma con Enagás un acuerdo para impulsar el Gas Natural Vehicular e Hidrógeno como combustibles alternativos

 

 

 

 

Coste por kilo

Actualmente el precio por kilo de hidrógeno es muy alto, cercano a los 10 euros. Esto nos permite circular 100 kilómetros. Todavía es un precio muy superior a los actuales combustibles fósiles y electricidad. Holanda ya ha diseñado una estrategia para cambiar esta situación a través de la generación masiva de este gas para abaratar el coste por kilo hasta los 5 o 6 euros aproximadamente.

Neutralidad tecnológica

Estamos en medio de una transición energética en la que aún no se sabe qué va a ocurrir. Lo que todos debemos tener claro es que hay que apostar por la neutralidad tecnológica, permitir que las nuevas tecnologías convivan con los combustibles convencionales actualmente en constante desarrollo para mejorar emisiones y autonomías. El hidrógeno es una nueva tecnología que se introduce en el mercado y apuesta por un sistema de recarga rápido muy similar a los actuales. Solo el tiempo y los clientes nos dirán la viabilidad de estos nuevos sistemas.

Fuente: https://elpais.com/tecnologia/2019/02/15/actualidad/1550228970_128267.html

Publicado en Noticias